Duty free y su embriagador aroma

/ julio 11, 2019/ Uncategorized

Cuando viajo en avión suelo darme una vueltecita por la sección de cosmética del duty free. Esto no tiene nada de particular porque, al menos en Barajas, es imposible llegar a las puertas de embarque sin pasar por la perfurmería, pero me ha parecido que el comentario quedaba muy de instagramer.

Lo cierto es que, independientemente de mi profesionalidad, llevo ya varios meses con un pensamiento recurrente y he decidido compartirlo, a ver si alguna de vosotras se lo queda y consigo que me deje en paz. Vamos a ver, ¿es mi cabeza o hay algo especialmente embriagador en el aroma del duty free, sección cosmética? Y no me refiero solo a la natural mezcla de aromas. Es algo opiáceo y envolvente; de repente el tiempo se ralentiza, aunque por la megafonía anuncien la última llamada para tu vuelo, el dinero te pesa en el bolsillo, aunque hayas gastado el doble de tus cálculos provisionales, te sientes muy bella y muy necesitada a un tiempo como esas veinteañeras que anuncian cremas antiarrugas. Y caes, sí, amigas, caes, en el primer artilugio cosmético a tu alcance, la última compra de tu viaje.

Y cuando por los pelos, logras llegar a tu asiento, rodeada de pasajeros malhumorados que te achacan, con razón, el retraso en la salida de su vuelo, sacas del bolso un producto como este, y de repente es como si despertaras de un viaje lisérgico.

Lápiz de cejas con reminiscencias ochenteras

¿Recordáis, las que tenéis cierta edad, aquellos bolis de los ochenta, que permitían escribir en varios colores (¿alguien agotó alguna vez la mina verde?)? Parecían muy prácticos pero la verdad es que su perímetro resultaba difícilmente abarcable para nuestras manitas estudiantiles.

Aquellos maravillosos años

El caso es que el Bro Contour Pro de Benefit, que cuesta 35 euracos (algo menos en el duty free), define, ilumina y perfila las cejas. Y una se pregunta, ¿de verdad hay que hacerle todo eso a una ceja? No me entendáis mal, no dudo de las bondades del Bro Contour Pro, es solo que es demasiado ‘pro’ para mí. Debajo os dejo una copia de las instrucciones.

Y mientras me guardo en el bolsillo mi compra embalada me juro a mí misma que la próxima vez iré directa a la sección de licores.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*