Mi historia de amor–odio con el lápiz de ojos

/ julio 16, 2019/ cosas que he aprendido, trucos y consejos

Creo que nunca os he hablado de mi pulso, o mi ausencia absoluta de él. Para que os hagáis una idea, una vez intenté pintarme las uñas de los pies de rojo y aquello parecía la matanza de Texas… No es que me saliera un poco con el esmalte, es que la única uña con la que acerté fue la del dedo gordo y eso porque tengo un principio de gota.

Por eso no suelo usar delineador (‘eyeliner’ para mi público más cosmopolita), uso el lápiz de ojos que es más sólido y que una vez que te lo colocas en la línea de agua (esta expresión la acabo de aprender y pienso que es una pena que Bécquer se la perdiera) ya no se mueve de ahí. Otra cosa es que, como buena ‘beauty advisor’, yo dé consejos para todas y os hable de eyeliners y hasta rizadores de pestañas, pero hoy quería abrirme un poco más y confesaros otra de mis limitaciones.

Para las que podéis sujetar una maraca sin emular a Los tres sudamericanos os cuento que, si bien el lápiz de ojos es ideal para la susodicha línea, el delineador es mejor para el párpado superior. Pero para las torpes como yo (o un poco menos) el lápiz de toda la vida puede muy bien haceros el apaño completo.

¿Problemas con este cosmético? Se seca y esto da una rabia espantosa porque encima raspa. ¿Solución? La del mechero: pasarle la lumbre por la punta, un poco al modo porrero, de forma que se derrita ligeramente, y sobre todo no ser ansias… Esperad a que se enfríe, que yo una vez iba con prisas y no hubo agua en la línea para paliar la quemazón… 

Otro tema es que la tan mentada línea por definición no está seca y nuestra piel tampoco, así que empezamos el día como Liz Taylor en Cleopatra y lo terminamos como Bette Davis en ¿Qué fue de Baby Jane?  

Para eludir el efecto zombie que, como tantas otras aberraciones, tuvo su momento en los 90 pero ahora es im-perdonable, os recomiendo un lápiz waterproof. Cuesta más desmaquillarse, pero te evita la doble ojera, que bastante tenemos ya con lo que tenemos. Prohibido también comprarlo sin tapa. De verdad, chicas, por muy barato que lo encontréis, ni se os ocurra. El neceser se queda hecho un asquito y la punta ni te cuento. 

El último imperdonable es pillar un sacapuntas ordinario. Te los deja como una cucaña. Es más, comprar cualquier sacapuntas, incluso cosmético, es un riesgo. Conseguir que se ajuste al grosor del lápiz que tienes en casa es casi tan difícil como que las dos rayas te salgan parejas. Por eso estoy tan encantada con mi nuevo descubrimiento, el lápiz de ojos con sacapuntas incorporado que es además tapa, (¡y que no se haya inventado todavía un premio Nobel para esta gente…!) Lo vende, por ejemplo, Eveline, y no es nada caro.

lápiz de ojos guiri (o sea, eyepencil) deconstruido

El caso es que yo venía a contaros que sigo maquillándome para mis ligues potenciales…

‘¿Qué es poesía, preguntas mientras fijas tu mirada sobre mi línea de agua?’ Ains, tengo que reprimir mis expectativas o esto puede acabar muy mal…

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*