Nueva sección: las recetas de la abuela

/ octubre 14, 2019/ de la abuela

A estas alturas nadie se sorprenderá si cuento que todos mis esfuerzos por estar al día en lo que se lleva y vende en el mundo de la cosmética van acompañados por la firme convicción de que es fundamental no olvidar lo de toda la vida, lo que se ha hecho siempre, lo que va más allá de las modas y demuestra, con el paso del tiempo, que si se mantiene será por algo. Las recetas de la abuela, vaya.

Conservar y practicar estas «fórmulas mágicas» cuando existen tantos productos en el mercado que las sustituyen sin problema a golpe de tarjeta tendrá sus motivos, supongo. Así, a bote pronto, se me ocurre que puede ser por tradición, por nostalgia o por eso tan socorrido de ahorrar tirando con lo que se tiene por casa. Aunque también podemos dar la vuelta a la tortilla y decir que nada más ecológico y menos consumista que preparar ungüentos con cosas comestibles, dejando de lado los plásticos tanto en formato micro como macro. Lo de ser modernas tiene eso: hacer de lo rancio tendencia es casi que un mandamiento de la nueva era.

Quede claro que yo no me dejo engañar. Aquí todo el mundo parece que ha descubierto la pólvora, pero hasta hace cuatro días usar la mayonesa como mascarilla y ponerse rodajas de pepino en los ojos no era ni natural ni eco-consciente; era hacer un apaño, y punto. Y de eso va esta nueva sección, de tirar de lo que se tiene a mano sin grandes complicaciones ni aspavientos. En todo caso, añadiendo un poco de confianza ciega, ingrediente esencial para conseguir el efecto placebo.

Aceite de romero para el pelo

Esto más que una receta es un ritual que mi abuela practicaba cada tres o cuatro meses en aquellos tiempos en los que no se hacía raro pasar el día en casa con un turbante. Su objetivo es dar brillo y textura al pelo seco.

El método es muy sencillo. Primero se recolecta romero (en el supermercado, en el campo o desplumando ese que compramos para hacer recetas de Jamie Oliver y milagrosamente sobrevive en el balcón). Una vez recolectado, se lava y se seca. Tras ello, se hace una infusión en aceite de oliva, se pringa el pelo con ella y se dejan pasar unas horas (mejor un día entero, y aún mejor un día y una noche). Luego se lava. Y listo.

A continuación lo explico más despacio y con dibujos, para que no surjan dudas.

Antes de que os lancéis a hacerme preguntas aclaro que las cantidades en este tipo de recetas son a ojo: a) un puñado; b) un chorro; c) de tamaño medio. O, aplicando la lógica, la cantidad de aceite y el tamaño de la sartén dependerán del largo y el volumen del pelo, la de romero de las anteriores. Digamos que el romero en el aceite tiene que ser suficiente para que el segundo se empape bien de sus propiedades, y al mismo tiempo tener espacio para moverse en la sartén.

Primero se calienta el aceite, luego se echa el romero y se retira la sartén del fuego. O, en otras palabras, el romero no se fríe: se hace con él una infusión.

Cuando se haya enfriado se moja en el aceite un algodón o un paño y con él se va aplicando en el pelo hasta que quede más o menos todo cubierto, insistiendo en las puntas. Después se cubre la cabeza (con una camiseta vieja, por ejemplo) y se hace vida normal (todo lo normal que puede ser con un turbante improvisado) para que nuestra pócima haga su efecto. Advierto que huele bastante mal.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estos HTML tags y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>
*
*